lunes, 17 de septiembre de 2007

El arte del engaño (o será la cara…)

Hace ya un tiempo largo descubrí que me es muy difícil olvidar una cara, con los nombres soy un desastre, por eso llamo a todos por el apellido, o les pongo un apodo para facilitarme el trabajo. Pero con las caras es distinto, no se por que pero nunca me olvido de una cara, es mas la gran mayoría de las veces recuerdo además la situación en la que tuve la oportunidad de ver esas facciones, para mi inolvidables, seria algo así como que la cara es la clave con la que recupero el recuerdo que tengo asociado.

Hecha esta salvedad paso a contarles la historia ayer me cruzo por la calle un tipo y me paro me comento que le había salido un trabajito de albañilería en San Nicolás pero que no le alcanzaba para el colectivo, le faltaban 25 centavos, si no era tan amable de prestárselos que el cuando volvía me los iba a devolver a mi casa, claro si acompañaban a los 25 centavos mis datos personales. Mientras escuchaba la historia yo simplemente observaba su cara, esa mirada perdida (muy perdida ya que los ojos apuntaban para horizontes distintos) que nunca bajaba para mirarme a los ojos, escuchaba su apresurado discurso, miraba como gesticulaba con las manos, o el pelo largo enrulado y las marcadas entradas de su frente. Lo miraba por que claro lo había reconocido, como siempre me pasa, y además sabía en que otras tres oportunidades de mi vida me había topado con este señor.

En el 2000, en mi primer año viviendo en Rosario, fue la primera vez que me encontré con este pobre muchacho, era una época difícil para la Argentina el trabajo no abundaba, y este pobre muchacho me contó que le faltaba una moneda de 25 centavos para el “Bondi” para poder ir a San Nicolás que le había salido un trabajito de albañilería, yo que en esa época de estudiante solo andaba con monedas en el bolsillo, sabiendo que muy posiblemente ese no era verdadero destino para el dinero se lo di y me fui creyéndome un buen tipo que le ayudaba a otro a laburar.

Las otras dos veces, en una le corte el rostro enseguida diciéndole que ya me la había contado antes, y en la otra le tome el pelo apurándome yo a preguntarle si le había salido un trabajito de albañilería en San Nicolás y si le faltaban 25 centavos para el “bondi”.

Pero de la última vez pasaron más o menos 4 años, hasta ayer que el contador se puso de nuevo en cero.

Lo escuche atento, por un momento pensé hace por lo menos 7 años que hace este trabajo, ¿hará algo mas, o vivirá solo de los, 25 centavos que recolecta de los distraídos, de los confiados?

Pensé en darle los 25 centavos, total si a Argentina la gobernó Menem por dos periodos, ¿Quién me puede venir a decir algo, por darle 25 centavos? No quise tomarle el pelo, ni cortarle el rostro como las veces anteriores, así que lo escuche y le dije.

- Mira, loco, te daría los 25 centavos por que la historia es brillante, tanto por el contenido como por la teatralización, hay que ser muy frió para no meter la mano en el bolsillo. Pero hoy, no tengo ganas de sentirme tan boludo, esta ya es la cuarta vez que me contas esta historia, mírame bien la cara y no me agarres mas a mi.-

Y me fui silbando bajito.

Nota 1: Si la historia de este señor era cierta, le conviene alquilar en San Nicolás. O a los dueños de la obra de San Nicolás les convendría contratar a otros empleados no puede ser que una obra se retrase 7 años por 25 centavos.

Nota 2: Este post esta dirigido a los que dicen que el índice de inflación esta manipulado por el estado, este tipo cobraba hace 7 años lo mismo que cobra hoy, 0% de inflación.

Nota 3: No hace falta que me dejen comentarios sobre cara de que debo tener para que me agarre siempre a mi, el chiste ya lo hice yo en el titulo.

4 comentarios:

Gabriel Medina "gab" dijo...

no esta mal,... pero yo le hubiese dado los 25 centavos sin mediar palabra, y salía silbando bajito antes...

gab

Martín Rampo dijo...

Gabriel lo que pasa que ese día no queria saber que me cagaron.

Nora dijo...

Imperdible éste post. A mi me pasa con una mina que en la esquina de la Plaza de Mayo, me dice una vez por semana que le robaron la billetera en el bondiy me pide 1$. Debe ser que en la capital el costo de la vida es mas alto, no?

Te descubrí hoy, ni sé como, asi que ya te estoy agregando a mis favoritos para visitarte.

Nora dijo...

Imperdible éste post. A mi me pasa con una mina que en la esquina de la Plaza de Mayo, me dice una vez por semana que le robaron la billetera en el bondi y me pide 1$. Debe ser que en la capital el costo de la vida es mas alto, no?

Te descubrí hoy, ni sé como, asi que ya te estoy agregando a mis favoritos para visitarte.